Convergencia
Los sistemas convergentes fueron hace un tiempo la evolución natural de la infraestructura IT tradicional, la cual, por lo general estaba compuesta por unidades que trabajaban de manera aislada para cada aplicación de negocio y bastante habitualmente con un alto grado de descoordinación.

En éste modelo, cada unidad de negocio disponía de su propio entorno separado del resto y por esta razón y una vez que la virtualización entra en escena, cobra sentido el concepto de sistemas convergentes, que permite combinar dos o más de estas infraestructuras como una solución conjunta y homogénea, como una máquina virtual, apta para todas las cargas de trabajo habituales en la gran mayoría de empresas.

Hiperconvergencia
Desde hace unos años, existe a nuestra disposición un nuevo paradigma que supone dar una nueva vuelta de tuerca al modelo de la virtualización (en el cual está basado) y que está llamado a suponer una revolución similar a la que produjo la virtualización sobre el modelo tradicional.
Este nuevo modelo no es otro que el Hiperconvergente.

La Hiperconvergencia se caracteriza por combinar componentes de hardware para computo (CPUs, memoria RAM), almacenamiento (las tradicionales cabinas) y networking (Ethernet o Fibre channel) en un unico dispositivo o “nodo”, el cual puede escalarse mediante la adición de nodos adicionales, sin un límite teórico definido.
Estos nodos se agrupan a su vez a nivel de hardware en bloques de 4 nodos, aunque no hay una regla estricta en éste sentido.

Cada vez que sumamos un nuevo nodo a la plataforma, estamos sumando capacidad de cómputo, almacenamiento y networking, haciendo crecer nuestra infraestructura de una manera sencilla y rápida.

Pero un dispositivo hiperconvergente no es solamente un conjunto de hardware, sino que también depende mucho de sus componentes de software, que son realmente la base de ésta nueva arquitectura y donde reside la verdadera inteligencia de éstos sistemas.

Lo que diferencia un sistema de hiperconvergencia de lo que simplemente sería “un grupo de servidores con mucha CPU y discos”, es la ingeniería de éste software.
Las soluciones de hiperconvergencia sacan provecho de éste software avanzado, que es capaz de tomar el control del almacenamiento, de la red y del cómputo, permitiéndole a estos sistemas crecer casi sin límite, sólo añadiendo más nodos al cluster para obtener mayor rendimiento y capacidad, de una manera casi lineal.

Nutanix
En esta línea Nutanix se presenta como el fabricante lider absoluto en éste emergente sector, comenzando a abrir éste mercado en el año 2009, cuando nadie más había visto ésta posibilidad y aventajando actualmente a sus nuevos competidores de una forma clara.

 

gartner-mq-2015-large

 

Nutanix cuenta con una infraestructura hiperconvergente diseñada y optimizada para entornos virtuales y de Cloud, en la que contamos con la posibilidad de usar diferentes hypervisores para virtualizar (vSphere, Hyper-V o KVM), frente a otras soluciones más cerradas como EVO Rail (vSphere + vSAN).

No obstante, su arquitectura no es su única ventaja, los sistemas hiperconvergentes nos dotan además de una administración simplificada, realmente sencilla de usar y que nos libera de la tediosa, lenta y a menudo complicada labor de administrar por separado nuestros servidores, nuestras tradicionales cabinas y nuestra red de almacenamiento.